Biblioteca: Traducciones

 

LA TRAICIÓN DEL TRADUCTOR

Beatriz Rajlin

¿Qué se traduce? ¿Las palabras, las intenciones, los pensamientos? ¿Las creaciones?
Si un autor no puede inventar palabras, ¿quién lo haría?
También el usuario en uso de la lengua. El devenir de una necesidad. El deseo de significar.
Un libro dedicó Freud al uso de las modificaciones lingüísticas significativas. ”El chiste y su relación con lo inconsciente”(1) abunda en neologismos plenos de sentido por donde circula el deseo.
El primer ejemplo, tomado de Heinrich Heine, es un ejemplo princeps de “condensación con formación sustitutiva produciendo una palabra mixta: famillonär”(2).
Lacan dedica su atención a “esa palabra maravillosa que tuvo su fortuna y que conocemos gracias a Freud.”
¿De qué se trata? Se preguntan ambos. ¿Un lapsus, un chiste, un acto fallido, un acto exitoso, una patinada, un neologismo? Lacan contesta: “una condensación materializada en el material del significante”. Sigue a Heinrich Heine en su creación, tal vez lejos de la hoja en blanco, pluma en mano. Nocturnas deambulaciones parisinas, un momento de crepúsculo, de fatiga.
Pero esto en alemán.
Strachey rescata la palabra original: famillonär.
Del diccionario de traducción del alemán(3):
Familiär: familiar
Millonär: millonario
Famillionär: no aparece.
Lacan insiste: “Si quieren hacer una lectura sobre el witz deberán leer Reizebilder”. Leer Reizebilder, en fin, Cuadernos de viaje.(4)
Resignación rebeldía, cuestionamientos todo monta al leer en castellano y encontrar que no se encuentra. “…sentado junto a Salomón Rothschild, que me trató como a uno de sus iguales, muy familiarmente”.
Otras traducciones, otras desilusiones.
Leo y releo y no lo puedo creer.
¿Dónde está la creación, la fatiga, el crepúsculo, la hoja en blanco, la iluminación? En español no aparece. Otro chiste del libro de Freud. Sustitución de una letra.

Tradutore-traditore, Strachey la evoca en su introducción: “podría figurar como lema en la portada del presente volumen”… “nos contentamos con dar las palabras en su forma original”.
Freud perdona: “La semejanza entre las dos palabras que llegan casi a ser idénticas, figura de una manera muy impresionante la fatalidad de que el traductor deba hacer una traición a su autor”.
Lacan explica: “No siempre son traducibles tales expresiones. Estoy obligado a hacer una transposición completa, es decir a recrear la palabra en francés”.
Más adelante Lacan mencionará que la traducción entre al alemán y el francés la produjo el mismo Heine…
Pregunto: ¿y las creaciones, los neologismos?
Con esta versión castellana la creación desapareció. Se hizo humo.
Ningún registro de condensación, de intención, de deseo.
No hay chiste, y no es un chiste.
Frente a las dificultades que presenta un autor, lo prioritario es respetar sus creaciones.

1989

(1)-Sigmund Freud, El chiste y su relación con lo inconsciente, en Obras Completas, volumen 8, Buenos Aires, Amorrortu editores, 1986 (2)- Jacques Lacan, Seminario: Les formations de l’inconscient, inédito (3)- Langenscheidt: Diccionario de bolsillo de las lenguas española  alemana, Berlín, 1965 (4)- Enrique Heine: Cuadros de viaje, Buenos Aires, Espasa Calpe Argentina. 1950.

 

 

 

Design estudio womas '08